No supe ser contigo
y no habrá más nosotros,
ni gatos poetas
que escriban al viento
de modo asonante.

Mordí la tierra fértil
mucho tiempo después
y saboreé su esencia,
húmeda y amarga,
como la derrota.

Aprendí del amor
y del fracaso.