Tengo la sensación de que me queda poco,

que mi tiempo se agota inexorablemente.

Adivino un futuro de peonza, dando vueltas

a esta vida de mierda incomprensible.

Ya no tiene sentido la sonrisa,

si ni siquiera yo la redibujo

Quizás, abrazar a la muerte triste y sola

sea la solución a este dolor tan inhumano.

Me he visto derrotado tantas veces

que ya no tengo fuerzas para nada

Como un Nicholas Cage desordenado

divago este camino de febriles luces

Algún día amaneceré muerto

quizá en la cama o la cuneta

de cualquier carretera secundaria

o la cama de un desconocido.

Y cuando me haya ido no habrá tiempo

de curar las heridas, tantos años de dolor

comprometidos, en palabras de odio y de desprecio

y dirás adiós y me habré ido.