fbpx

El trabajo bien hecho

El trabajo bien hecho sabe a chocolate caliente, a pan tostado, a media tarde o a victoria. A sudorosas madrugadas de verano o al césped que moja tu entrepierna.   Sabe como el calor de unos labios rendidos a la excelencia de la tierra firme o la herrumbre matinal atormentada por el no saber de este futuro incierto   Sabe a versos libres, descolgados como aves migratorias en el ...

Mi universo

Mi universo simbólico ha desaparecido entre promesas de futuro incierto. Los martes se diluyen en ausencias, como las gotas de lluvia una tarde de otoño. El periódico del día cuenta medias verdades, con grandes titulares que nunca dicen nada y en la calle revolotean cuartillas publicitarias: productos con precios en oferta.              

Aquella tierra azul

Los días más largos dan paso a las noches tempranas recubiertas de frío y de nostalgia. Aquella tierra azul se hizo un hueco en mi rutina, vacas, nubes, gamas de grises, una ciudad maravillosa. Me llenó de colores los ojos, me dejó una forma de vivir y de entender que no todo es sol y playa. Partir me dejó un poco huérfano este cuerpo vacío, mientras que la ciudad en la que vivo, llena de ...

Carbayu

El carbayu yá nun da solombra, sumió col branu. Voló, adulces, a nun se sabe onde. Seique partióse en dos, o en cuatro o… Esta seronda promete ser más fría. El carbayu yá nun ta, llevólu la pena.   El roble ya no da sombra, desapareció con el verano. voló despacio a no se sabe donde. Tal vez se partió en dos, o en cuatro o… Este otoño promete ser más frío. El roble ya no ...

Lo inevitable

Hay cosas que son inevitables: el café de la mañana, las hojas por el suelo en Otoño, llegar tarde el primer día de clase o un tedioso lunes de trabajo. Terminar de beber el resto de la botella de refresco, pensar lo que pudo ser y no fue, echar la vista atrás o mirar al futuro. Comer patatas con las manos o descalzarse cuando llevas todo el día de trabajo. Estar pendiente del teléfono ...

Cien mil amantes

Tengo cien mil amantes y una botella de whisky encima de la mesa, Un cuaderno, un lápiz y mucha poesía. Tengo cien mil amantes en una hoja color beige, un lápiz amarillo y negro y versos asonantes. Tengo cien mil amantes y todas de mentira.   Entonces cruzarán las calles desfigurando el tiempo, Versando las baldosas donde escribía aquellas palabras que nadie leerá nunca. Entonces se ...

No supe

No supe ser contigo y no habrá más nosotros, ni gatos poetas que escriban al viento de modo asonante. Mordí la tierra fértil mucho tiempo después y saboreé su esencia, húmeda y amarga, como la derrota. Aprendí del amor y del fracaso.      

Hazme caso

Hazme caso, no todo dura para siempre. Lo aprendí comiendo flores en cualquier planeta imaginario. Los cafés humeantes se cambian de sitio con sabor a prisa y desencuentro. Desperezan cuerpos, aún dormidos, y ponen en marcha la ciudad que, hostil, me inunda las entrañas.   Las musas mascullan ininteligibles poemas de Kavafis y todo queda claro… Un -ven- y un -no te digo nada-. Un ...

Cuando llegue diciembre

Cuando llegue diciembre Y el frío nos acaricie la cara Llegarán las sonrisas más dulces Como gotas de lluvia.   Llevaremos más ropa Y, sin querer, abriré la ventana. El café se enfriará como siempre y todo dará igual, en un principio.   Cuando llegue diciembre y el color de tus ojos pinte mi pared Daremos rienda suelta a los deseos una mañana más, hasta la noche.   Abrazaremos ...

Distancias

Años luz o las antípodas de todo. Un café, una infusión, un espacio vacío. Tu silueta inexistente en la ventana, una sensación extraña entre dolor y sobrecogimiento. Una foto y todo estalla. Y todos los recuerdos se amontonan, como la ropa en la silla de mi dormitorio.    

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies