Años luz o las antípodas de todo.

Un café, una infusión, un espacio vacío.

Tu silueta inexistente en la ventana,

una sensación extraña entre dolor y sobrecogimiento.

Una foto y todo estalla.

Y todos los recuerdos se amontonan,

como la ropa en la silla de mi dormitorio.