Me detengo frente al escritorio.
Separo la silla con sumo cuidado
y me siento.

Cojo mi pluma y escribo:

Un dia fui el Capitán Cobarde.