…me siento como Eduardo Manostijeras.