Puedes preguntarme por la hora,

el clima, mi equipo favorito

y todas esas cosas intrascendentes.

 

Pero no me preguntes si te echo de menos.

Siempre me ha costado decir que no.