Por tu espalda se derrama la lluvia,
Como por los valles se deslizan mis llantos
Tus hombros me resguardan de la luz.
Mi enemigo es el tiempo.

El pecho que guarda tu corazón
Se convierte en mi refugio cada noche
Me alimento de estrellas, de pan y de sal.
Mis palabras son de arena.