Hace muchos muchos años, cuando era pequeño iba en el coche con mi madre y pasó algo muy divertido. El contexto es que yo iba a un colegio de curas y tenía un corrector dental…

Mariano:

– Mamá, me compras tresci*ntas virgenes?

Como os podeis imaginar… la cara de mi madre era todo un poema… de repente se empezó a preguntar…. ¿tres ci*ntas virgenes?? para que querrá tantas?

Al rato me pregunta: Oye tu para que quieres tantas virgenes…

y fue tal mi asombro que me quité el corrector y le dije:

TRES! CINTAS! VIRGENES! con lo que la carcajada fue sonada xDDDDDDDD

y todo era pa grabar unas canciones… en fin xD esto es absurdo xD ya os contaré más aventurillas…