Sentir que tropiezo y, a cámara lenta, caigo.

Instantes fundamentales que se deshacen

entre las manos. Cambiar y no darse cuenta.

Sentir que no hago pie en la piscina del mundo.

Que voy contracorriente o que no voy, quizás.

Ya no sé quien soy.