Tratando de vivir casi a diario
te encuentro tan jovial como ninguna
tu risa siempre es tan oportuna
como el domingo en este calendario

Domingo ventiuno el inventario
de dias de pleno sol, calor y luna
de tu mirada, la mayor fortuna,
tengo en tus ojos mi destinatario

Hoy ten miedo de mi, mi dulce musa
que el deseo de abrazarte en estos lazos
se incrementa exponencial en esta esclusa

Que mis labios se derraman por tu blusa
como tus besos lo hacen por mis manos
cuando me besas, amor, mi bella musa