Yo de mayor quería ser poeta

Escribir en cuadernos de páginas color hueso,

beber en vasos de cristal de los antiguos,

dedicarme a los placeres de la vida

a la contemplación de las bellas mujeres.

A tomar café bailando con los versos.

Yo de mayor quería ser poeta.

Despellejar a mis enemigos de generación,

esos que no entienden la poesía como yo lo hago,

quedarme despierto hasta el amanecer viendo la aurora.

Follar como Bukowski medio borracho en un motel

sin sombra del desprecio de lo humano.

Yo de mayor quería ser poeta.

Y comprarme unas gafas de pasta

leer a Murakami o ver cine iraní

para darle más brillo a mi poesía en cualquier

Starbucks, tomando un Machiato sin azucar.

Dejarme barba.

Yo de mayor quería ser poeta.

Para acudir presuroso a cafés literarios,

Fantasear con escritoras inalcanzables,

diferenciar el punto y coma de otras cosas

para citar a Kundera.

Para no estudiar más que todos los cuerpos.

Yo de mayor quería ser poeta

Pero nunca cuidé mi poesía.